Etiquetas

, , , , , ,

Imagen

El cuarto signo de acuerdo a la tradición es el Gato.

Eres Gato si naciste entre estas fechas:

29 – 1 – 1903 a 15 – 2 – 1904 – Gato de agua

14 – 2 – 1915 a 02 – 2 – 1916 – Gato de madera

02 – 2 – 1927 a 22 – 1 – 1928 – Gato de fuego

19 – 2 – 1939 a 07 – 2 – 1940 – Gato de tierra

06 – 2 – 1951 a 26 – 1 – 1952 – Gato de metal

25 – 1 – 1963 a 12 – 2 – 1964 – Gato de agua

11 – 2 – 1975 a 30 – 1 – 1976 – Gato de madera

29 – 1 – 1987 a 16 – 2 – 1988 – Gato de fuego

16 – 2 – 1999 a 04 – 2 – 2000 – Gato de tierra

03 – 2 – 2011 a 22 – 1 – 2012 – Gato de metal

LA PERSONALIDAD GATO

Una persona nacida en el año del Gato posee uno de los doce signos animales más afortunados. El Gato, o Liebre, como se lo llama en la mitología china, es el emblema de la longevidad, y se dice que su esencia se deriva de la Luna.

Al mirar la luna, un occidental puede decir jocosamente que es un queso de bola o contar a su hijo el cuento del Hombre de la Luna. Los chinos, al mirarla, ven en ella a la Liebre de la Luna, detenida junto a una roca, bajo un árbol de casia y sosteniendo en sus manos el Elixir de la Inmortalidad.

Durante el festival chino de mediados de otoño, cuando se dice que la Luna presenta su más bella faz. Los niños chinos siguen llevando, encendidas, linternas de papel hechas con forma de Gato, y suben a las colinas para mirar la luna y admirar la Liebre de la Luna.

El Gato simboliza la gracia, los buenos modales, el consejo sano, la bondad y la sensibilidad ante la belleza. Su hablar dulce y la gracia y vivacidad de sus modales le conceden los rasgos más deseables en un diplomático de éxito o en un hábil político.

De igual manera, una persona nacida bajo este signo llevará una vida tranquila, disfrutando de la paz, el silencio y un ambiente armónico. El Gato es reservado, tiene temperamento artístico y finura en el juicio. Por su minuciosidad, podrá ser también un erudito. Se destacará en el ámbito del derecho, la política y el gobierno.

Sin embargo, tiende a ser también de ánimo taciturno y en esos momentos aparecerá como ajeno a su ambiente o indiferente a su prójimo.

El Gato es sumamente afortunado en los negocios y en transacciones monetarias. Astuto en las negociaciones, siempre puede aparecer con una propuesta o alternativa adecuada y que lo beneficie. Su aguda perspicacia comercial, unida a su don de negociador, le asegurará un rápido ascenso en cualquier carrera.

LOS CINCO TIPOS DE GATOS

El Gato de Metal:

Puede ser física y mentalmente más recio que los Gatos pertenecientes a otros elementos, y tampoco será tan transigente. Tiene una fe inconmovible en sus propios poderes de observación y deducción, y lo más frecuente es que esté convencido de tener la respuesta y las soluciones adecuadas a sus problemas. Puede asumir responsabilidades admirablemente, y mostrará gran iniciativa en su trabajo.

El metal, al influir sobre su signo animal, hará que esté más preocupado por sus deseos, objetivos y necesidades creativas. Será más astuto, pero ocultará cuidadosamente su ambición tras su fría lógica y su inteligencia. Sabrá vivir y saborear de manera refinada las cosas buenas que le ofrezca la vida. Aunque pueda ser indiferente a las opiniones ajenas, se conmueve emocional y físicamente ante el arte, la música y otras formas de belleza.

Su seguridad básica en sí mismo, unida a su capacidad de discernimiento, harán de él un excelente juez de cualquier tipo de formas artísticas creativas; si tiene los medios, su gusto impecable le da la posibilidad de ser un coleccionista distinguido. Independientemente de la carrera que elija, se destacará en ella desde muy pronto, porque es por naturaleza dedicado y minucioso en su trabajo.

Pero, como todos los espíritus verdaderamente románticos, este tipo de Gato puede tener inclinación a los estados anímicos sombríos, y sólo trabaja bien cuando está suficientemente inspirado. Ardiente en el amor y dotado de gran profundidad y perspicacia, sus múltiples inhibiciones ocultas harán que permita a muy pocas personas el acceso al santuario interior de su vida.

El Gato de Agua:

Un tipo de Gato meditativo, de naturaleza frágil y emotiva. No soporta verse acosado, ni tampoco otras situaciones desagradables, tales como disensiones y altercados. Tal vez ello se deba al hecho de que su gran capacidad para la empatía le permite captar los pensamientos y sentimientos ajenos con escalofriante precisión.

Tendrá excelente memoria y es posible que posea ese tipo de poder mental que, sin saberlo él, transmite sus ideas a los demás. Por consiguiente, atrae a la gente que quiere, y es posible que se sorprenda al ver con cuántos defensores cuenta, cuando él menos se lo esperaba.

Sin embargo, tiende a ser en exceso subjetivo, y las barreras emocionales que establece pueden deformar su visión. No es muy terminante, y en muchos casos será fácil que acepte los dictados de otros.

Su sensibilidad delicada lo lleva a vivir demasiado en el pasado; de aquí que con frecuencia evoque ofensas ya viejas y se complazca en la autocompasión. Sus estados de ánimo negativos lo llevan a desconfiar de los motivos de quienes lo rodean, y se pone incomunicativo e imaginativo en exceso. En su estado más positivo, es capaz de llamar en su ayuda a todas las fuerzas cósmicas. Si no extrema su tendencia a la neutralidad, jamás le faltarán amigos ni influencia.

El Gato de Madera:

Como la Madera está exaltada en este signo lunar, regido ya por la Madera, podemos encontrarnos con un Gato generoso y especialmente comprensivo, que en ocasiones será demasiado caritativo para su propio bien. Indudablemente, tiene ambiciones auténticas y sólidas, pero con frecuencia la autoridad lo intimida, y es posible que prefiera ignorar errores cometidos en su presencia con tal de mantener el statu quo. Como resultado, los demás tienden a sacar partido de su actitud comprensiva y tolerante.

Sin embargo, generalmente a este tipo de Gato le va bien. Progresa en las grandes corporaciones o en otras instituciones en las que, lenta y diplomáticamente, de a un peldaño por vez, puede ir trepando por la escala del éxito. Se siente atraído por los esfuerzos de grupo y la colaboración, que le dan la sensación de seguridad que necesita. Pero, debido a su deseo innato de sentirse parte del grupo, puede volverse un poco demasiado burocrático y dar rodeos cuando tiene que tomar una decisión que puede herir a alguien o sentar precedente para un caso controvertido. Su negativa a tomar partido puede terminar hiriendo a todos, incluso a sí mismo. Debe discriminar más, ser más decidido y dar los pasos necesarios para defenderse de los que se aprovechan de su naturaleza generosa. Como es capaz de amoldarse graciosamente sin romperse, este Gato no tendrá problemas en adaptarse cuando así lo decida.

El Gato de Fuego:

De modalidad decididamente demostrativa, afectuoso y divertido, este Gato tiene más fuerza de carácter que los otros. Pese a que el Fuego lo hace más temperamental, sigue siendo capaz de disfrazar sus emociones con encanto y diplomacia.

Es de personalidad suelta y natural, y expresa tan bien sus ideas que la gente le responde positivamente.

El Fuego puede hacerlo propenso a la emoción y franco para expresar sus necesidades. Es más capaz que otros Gatos de asumir el rol de líder, y su mando está atemperado por la discreción y la moderación. A pesar de su actitud abierta y progresista, no aprobará jamás los enfrentamientos abiertos con sus enemigos y preferirá valerse de recursos sutiles o acudir a mediadores, como tienden a hacerlo los nativos de su signo.

Este tipo de Gato tendrá un elevado nivel de intuición e incluso capacidad parapsicológica. Percibe nítidamente los cambios en su ambiente y es fácil encolerizarlo, herirlo o decepcionarlo. También puede llegar a ser sumamente neurótico en sus manifestaciones negativas. Para alcanzar todo su esplendor necesita aprobación, apoyo e inspiración.

El Gato de Tierra:

Este Gato, serio y constante, tiene pautas de pensamiento definidas y es capaz de jugadas bien calculadas. Delibera antes de ceder a sus inclinaciones emocionales, y su personalidad racional y equilibrada. Lo mismo que su manera realista de encarar sus objetivos, le gana el favor de sus superiores.

El elemento Tierra lo vuelve más constante y menos blando, aunque su constancia es de naturaleza pasiva. Su condición introvertida lo lleva a retraerse cuando los problemas lo acosan, y necesita estar de acuerdo consigo mismo antes de actuar. Jamás vacila en adueñarse de los recursos disponibles, y es capaz de usarlos con prudencia.

Es una persona materialista, cuya primera preocupación es su bienestar, lo que lo vuelve indiferente a las necesidades ajenas cuando los otros no están de acuerdo con sus planes. Aun así, tiene la humildad de admitir sus defectos y se esforzará por superarlos si puede.

El Año 2012:

Año del DRAGÓN

Este año, el Gato puede esperar una temporada relativamente feliz, pero laboriosa, tanto en su casa como en su carrera. En cuanto al dinero, las cosas pueden ser dudosas o mediocres, pero de todas maneras le será fácil mantener el buen humor, porque en general las ganancias superarán a las pérdidas. Es posible, que trabe nuevas amistades que pueden serie útiles.

Anuncios