Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , ,

En las reuniones, tanto sabbaths como esbats, los procedimientos a menudo empezaban y terminaban con danzas, en las que puede verse claramente la conexión entre las brujas y las hadas. En todas las descripciones serias de las hadas aparecen tomando parte en dos importantes ceremonias públicas: una, la procesión; la otra, la danza en ronda. Las fechas de estas ceremonias son las cuatro grandes fiestas trimestrales, particularmente la de Mayo y la de Hallow E’en.

El origen de estas ceremonias fue indudablemente religioso, y con toda probabilidad se derivaron de alguna forma de magia imitativa.

Cuando cualquier ceremonia es desempeñada por varias personas juntas, suele volverse rítmica y evoluciona una danza en que, después de un rato, todo se vuelve tan convencionalizado que es casi irreconocible.

Las llamadas danzas de la fertilidad son un ejemplo, pues aunque comunes por todo el mundo, sobreviven en formas reconocibles sobre todo entre los pueblos más atrasados. En Creta la danza de Ariadna, bailada por muchachos y doncellas, al parecer pertenecía al grupo de la fertilidad, así como la danza procesional de las bacantes. En Roma, Marte era atendido por sacerdotes danzantes, y el paso apresurado con que los musulmanes dan vueltas a la Kaaba tal vez sea supervivencia de una danza sagrada que se celebrara en La Meca.

La danza procesional puede celebrarse a pie o a caballo, siendo lo esencial que haya un jefe, cuyo curso sea seguido y cuyas acciones sean imitadas por el resto de los danzantes. La procesión de las hadas siempre era a caballo, pero los Bacos de los tiempos antiguos y las brujas medievales danzaban a pie la danza procesional. La danza en redondo, de brujas o de hadas, también era a pie. El terreno donde se realizaba la danza se consideraba sagrado, y a menudo los danzantes se reunían en la aldea y se dirigían danzando al lugar sagrado. Puede verse una supervivencia de tal danza procesional en la danza folklórica, llamada de las “jarreteras verdes”, que llevaba la procesión desde el lugar de reunión hasta el Poste de Mayo y que por toda Inglaterra fue introducción habitual a los ritos del Poste de Mayo.

En estas dos danzas los celebrantes se toman de la mano formando una cadena, y entran y salen de cada habitación de todas las casas de la aldea; donde va el primero tienen que ir los demás, y lo que hace el primero han de hacerlo los otros. Los danzantes deben ser solteros; y como la danza frecuentemente se celebra de noche, llevan linternas o “se ponen una rueda de velas de cera sobre la cabeza” como las hadas  Se bailaba espalda con espalda e iba encabezada por un gran chivo negro seguido directamente por la persona de mayor edad, que lo tomaba de la cola, y los demás venía después, asidos de la mano. Ésta parece haber si en sus comienzos una danza circular, seguida por una procesión danzante. La danza en que se sigue una persona que la guía siempre fue de gran importancia entre las brujas y era esencial que el primero de la fila fuese joven y activo, pues se necesitaba ritmo.

Como la danza procesional era celebrada por hombres y mujeres, lado a lado por parejas o en una larga fila, alternando por sexos, podía descomponerse en parejas que continuaban danzando después de terminar la procesión. Reginald Scot dice que una danza de este estilo era llamada “La Volta”, interesante información, pues se dice que esta danza es el origen del moderno vals (N.d.E.: con el cual se inicia el Baile de la Noche de Bodas entre los novios).

La danza procesional podía ser, en sí misma, un acto completo de culto, pero se empleaba para llevar a los fieles al lugar sagrado donde había de celebrarse la danza de ronda o “anillo”.

La danza del anillo estaba especialmente relacionada con las hadas, de quienes se decía que daban vueltas tomadas de la mano. Es la danza más antigua que se conoce, pues existe una representación de ella en Cogul, en el nordeste de España (Cataluña), que se remonta a Paleolítico Superior.Todas las danzantes son mujeres, y se deben notar sus capuchones terminados en punta, sus largos senos y sus rizos, y compararlos con las pinturas y descripciones de elfos y hadas. Al parecer, están bailando en torno a una pequeña figura masculina, de pie en el centro.

La danza en círculo fue considerada como ceremonia siniestra por las autoridades eclesiásticas que se dedicaron a suprimir la antigua religión durante la Edad Media. La danza en ronda ha tenido el mismo destino de muchos ritos religiosos, hasta terminar como juego de niños. Algunas de tales danzas tienen una persona como objeto central, en torno a la cual giran todos. Las que no tienen figura central son habitualmente danzas imitativas, en que las acciones originales no eran, sin duda, tan simples e inocentes como las que hoy se celebran. En ciertas partes de Bélgica los niños aún bailan en círculos, con los danzantes de cara hacia afuera.

La importancia inmensa de la danza como ceremonia religiosa y acto adoratorio de la deidad puede verse en la actitud de la Iglesia hacia ella. La danza sagrada es indudablemente precristiana, y nada puede indicar con mayor claridad cómo dominó los espíritus populares que su supervivencia después de tantos siglos de cristianismo. No sólo ha sobrevivido sino que en realidad se ha incorporado a los ritos de la nueva religión, y vemos cómo la danzan sacerdotes y fieles de la nueva fe en sus precintos más sagrados, así como la danzaron sacerdotes y fieles en los albores mismos de la religión.

Anuncios