Etiquetas

, , , , , , , ,

Influencia Egipcia en el Tarot: Hathor y la Estrella

Por décadas,  esotéricos han discutido si el Tarot tiene origen egipcio o no. Históricamente, el Tarot aparece en la Italia renacentista, como un juego de baraja que se deriva (contrario a lo que muchos creen) del juego de baraja tradicional o española. Dicho eso, el renacimiento italiano se caracterizó no solo por un nuevo surgir del arte y la cultura clásica, si no por un renovado interés hacia el esoterismo. Los antiguos textos romanos y griegos descubiertos fomentaron una escuela esotérica neo-clásica que rayó muchas veces en “herejía” y que le dio un nuevo impulso a la magia, particularmente la magia ceremonial. Los textos clásicos guardaban no solo el conocimiento helénico, si no el de las antiguas civilizaciones que fueron conquistadas o estuvieron en contacto con el mundo greco-romano, incluyendo por supuesto, la egipcia. Así que no es imposible que el creador del Tarot haya estado imbuido en esoterismo, tanto helénico, cristiano y  egipcio. La Estrella es una de las cartas del Tarot, que a mi ver presenta una fuerte influencia egipcia, como veremos a continuación.

Si tomamos como ejemplo la carta de la Estrella del mazo Rider-Waite (el tarot más conocido y usado por los tarot-mantes) podemos encontrar ecos de la diosa egipcia Hathor en toda la imagen. Comencemos por lo obvio. La Imagen contiene una gran estrella, rodeada por 7 estrellas menores.  Hathor  era llamada la dama de la Estrella,  el ojo de Ra y la Estrella de Sirio. Es interesante notar que los egipcios basaban su calendario en los movimientos de esta estrella. Las 7 estrellas menores podrían representar a Hathor en su encarnación de las siete Hathors –particularmente cuando consideramos que estas tenían funciones de oráculos, tal y como las barajas del Tarot. Igualmente, las siete Hathors ayudaban a interpretar sueños y traían inspiración –algo muy relacionado con el significado de la Estrella.

La mujer en el centro no solo es hermosa, si no que normalmente se le representa con una larga cabellera rubia. Hathor era llamada la Dama Dorada. En la carta, la mujer observa su reflejo (y el del firmamento) en las aguas. Hathor, como diosa de la belleza, estaba relacionada con los espejos, a los cuales algunos llamaban hathors como la diosa. A su vez, los espejos han sido tradicionalmente símbolos de la luna y las diosas celestiales: otro título de Hathor, dama de los cielos y la Vía Láctea.

La imagen de la estrella deja caer agua (o bendiciones) tanto en el rio como en la tierra. A Hathor se le adjudicaba la crecida e inundación del Nilo, lo cual garantizaba terreno fértil para cultivar y fue lo que hizo de Egipto un paraíso en medio del desierto. Por tanto, Hathor brindaba vida y por ello se le relacionaba con la maternidad y la fertilidad, no solo de la tierra, si no de las ideas e inspiraciones.

Al fondo de la carta, vemos un árbol y sobre él un pájaro. El pájaro podría ser símbolo de la música y danza de la cual era patrona Hathor. Igualmente puede tomarse como símbolo del alma, o Ka, como la llamaban los egipcios, y a la cual estos representaban como un pájaro, a veces con rostro humano. El árbol se parece mucho a un sicamor y al oeste, están ubicada montanas. Tanto el árbol como la dirección de las montanas estaban asociadas por los egipcios con el mas allá y ellos veían a Hathor como una guía amiga que mostraba el camino a las almas, a veces dándole agua o leche de sicamor para darles fuerzas en su viaje.

 

Interpretando la carta.

Escribe todas las palabras que te vengan a la mente cuando piensas en:

1)    Ave

2)    Agua

3)    Estrella

4)    Desnudez

5)    Inspiración

6)    Guía

7)    Noche

Ahora ve la carta una vez mas y escribe lo que crees que representa a nivel de cuerpo/salud/belleza, arte/inspiración/proyectos, espiritualidad/yo superior/guía, muerte/mas allá/aceptación, futuro/promesas/posibilidades.

Algunas de las palabras claves con la que se identifica a la Estrella son: esperanza, promesas, rejuvenecían, sanación, guía, ascensión, purificación.

¿Qué tan parecida es tu interpretación a estas ideas? ¿En qué forma Hathor y sus cualidades podría profundizar la interpretación de la carta?

Meditación

Recomiendo meditar sobre la carta y su conexión con Hathor. Busca un lugar tranquilo. Prende una vara de incienso (a Hathor le encanta los perfumes y la cosmética). Coloca música de percusión, con pocas variaciones. Si es posible, péinate mientras te ves en un espejo de mano, tarareando suavemente la música. Cuando te sientas relajada, respira profundo, toma la carta y obsérvala por un rato.

Ahora cierra los ojos y deja los pensamientos venir a ti. No los censures ni te aferres. Trata de ver la imagen de la carta en tercera dimensión, como si estuvieras adentro. Entre el rio y la tierra esta erguida Hathor. Toma unos minutos para admirar su serena belleza y acércate con confianza. Pregúntale que más significados hay en la carta y escucha atentamente. Igualmente pregunta que aspectos de Hathor debes trabajar en tu vida en estos momentos y pide consejo a la diosa de cómo aplicarlos en tu día a día.

Cuando estés listas, despídete respetuosamente, respira profundo por tres veces y abre los ojos. Anota toda la información que recibiste lo antes posible.

Tarot-Terapia

Ver a la Estrella como imagen de Hathor puede ser de gran ayuda a la hora de aceptar una pérdida. Hathor nos recuerdas que aquellos que parten de esta dimensión, independientemente de las circunstancias, no son abandonados en su transición. Los sobrevivientes de las Experiencias Cercanas a la Muerte, al igual que los que han hecho terapia de Vida entre Vida, hablan siempre de alguien que espera al otro lado y, en el caso de chicos o personas vulnerables, los acompañan durante el viaje por la “Luz.” Estos guías tranquilizan a los difuntos, les ayudan a adaptarse a su nueva dimensión, a sanar si la muerte fue muy traumática, a conectarse de nueva manera con los seres queridos que quedaron en esta dimensión y a preparse para su nueva existencia. Como Hathor, dan un vaso de agua fresca y regenadora y ofrecen el consuelo de la sombra del árbol en el medio del desierto.

Pero Hathor no es solo una guía en el mas allá, ni no el mas acá también. Como la estrella de Belén, guía, sus aguas vivas nos rejuvenecen en momentos de desesperación. Por sobre todo, Hathor nos recuerda que jamás, en ninguna época, civilización, cultura o religión, hemos estados solos. Siempre ha habido un guía divino, dispuesto a darnos la mano, a consolarlos, a inspíranos, a ayudarnos a ver la belleza de la vida y la muerte, a encontrar alegría y amor –si lo dejamos. La Estrella/Hathor nos habla de la belleza interna que todos tenemos, que no es egoísta, si no que goza con  expresarse hacia afuera, tanto en lo material (tierra) como lo emocional (agua) y espiritual (estrella). Conectarnos a la energía de Hathor puede avigorar nuestros sueños y esperanzas, abrirnos a la generosidad y agradecimiento y encontrar un oasis en el desierto.

Anuncios