Etiquetas

, , , , , , , ,

Imagen

Todos nosotros tenemos en nuestro poder interno algo llamado la magia añil.  Esto significa, poder controlar el clima a nuestro antojo. Por diversas razones, esto para algunos suena a blasfemia, para otros es algo traído de los pelos. Incluso, tenemos hasta anécdotas históricas que indican que desafiar a la Naturaleza, trae consecuencias nefastas.

Sin embargo, no se trata, de cambiar a la Naturaleza, se trata de convivir con ella y unirnos para que nuestro clima y ambiente gire a nuestro favor. Tenemos en colectivo un gran torrente de energía y está permitido utilizarse para nuestro bien. Sin embargo es posible que pase cierto tiempo para que sea aceptado y puesto en práctica.

Por los momentos les daré una oración para pedir calma a esas fuerzas climáticas que en ocasiones pone en peligro nuestra integridad:

“Señor Supremo en quien vivimos, nos movemos y existimos. Calma las lluvias, movimientos y otros sucesos para que se efectúen con el menor rigor posible. Permite que estemos alertas y previsivos a tus fenómenos naturales que son normales y necesarios. Otórganos lo conveniente para que suficientemente ayudados con los auxilios temporales, con mayor confianza aspiremos a los bienes eternos. Manifiesta la alegre serenidad del buen tiempo. Gracias por habernos escuchado e intervenido. Amén.”

Anuncios