Etiquetas

, , , , , , , ,

Imagen

Las mujeres estamos llenas de complejos, normalmente de inferioridad pero también las hay con complejo de superioridad…

Los complejos nos limitan, nos impiden disfrutar de quienes verdaderamente somos.

Intentemos evitar exponer nuestros complejos, no intentemos provocar lástima de los demás y brillemos por nuestros pensamientos positivos. Somos mujeres valiosas y podemos superar nuestros complejos.

Uno de las cosas que más nos limitan e impiden disfrutar plenamente de lo que somos y cuanto tenemos son nuestros complejos, ya sean de inferioridad o superioridad ambos nos alejan de nuestra propia aceptación.

En la adolescencia, ambos complejos pueden afectar el buen desarrollo de la personalidad. El deseo de ser aceptados por los demás y simpatizar con los demás provoca que nos mostremos de un modo que realmente no somos. Callamos, engañamos, exageramos y nos aislamos intentando complacer a los demás.

Los complejos sólo existen en nuestras mentes y por ende sólo nosotros podemos aprender a vivir con ellos, superarlos, combatirlos o transformarlos.

Es difícil combatir nuestros complejos, y mucho más superarlos. Lograrlo requiere de mucho trabajo y años, pero no es algo imposible de lograr. Si te lo propones y esfuerzas en ello, podrás deshacerte de tus complejos.

1.-Intenta no exteriorizar tus complejos.

Es desagradable cuando por culpa de los complejos que nuestras amigas puedan tener, nos llegan a molestar todo el rato con comentarios negativos acerca de si mismas o los demás, como buscando nuestra lástima y compasión, ¿verdad? Intenta controlar internamente tus complejos, evita dejarte llevar y cargar sobre los demás todo lo que sientes y no te muestres tan afectada por ello.

2.- No intentes generar lástima.

Es incómodo estar junto a alguien que siempre está lamentándose, puede que la queramos pero nos acaba agobiando. No seas tú esa persona. Procura respetarte a ti misma un poco más y evita buscar la compasión de los demás.

3.- No te recrimines tanto, elógiate más.

Intenta machacarte menos por tus propios errores, fallos y fracasos. Más bien, procura elogiarte internamente y recordar constantemente las cosas que sí haces bien.

4.- En cuanto a tu trato con los demás, elógiales y no busques fallos que señalar en ellos.

Si quieres ser una mujer sin complejos debes mostrarte segura en ti misma, en poder elogiar a los demás sin sentirte menos por ello, y en no tener necesidad de andar mostrando en qué fallan los demás para sentirte mejor tú misma. Una mujer segura actúa así, inténtalo aunque te cueste, así puedes formar seguridad en ti misma.

5.- Esfuérzate en pensar positivamente.

Admiremos y sigamos los pasos de verdaderos ejemplos de vida, pero nunca te permitas envidiar a nadie ni a nada y ten cuidado con lo que deseas porque se te puede hacer realidad y muchas veces no es lo que nos conviene.

6.- Muéstrate segura en ti misma.

Aunque al principio tengamos que actuar para hacerlo, mostrémonos siempre seguras de nosotras mismas y proyéctemelo al exterior, a medida que lo hagamos nuestros complejos irán decreciendo.

Anuncios