Etiquetas

, , , , , , , , ,

por Karem Barratt

Se acerca  el viernes. Hemos concluido la semana laboral y es hora de disfrutar de un merecido descanso. Sin embargo, las tensiones de la semana parecieran seguir ahí, dando vueltas en la mente como un tigre enjaulado. Exceso de tensiones ocasionan estrés y el estrés en exceso enferma. Así que este viernes, vamos a relajarnos con el siguiente ejercicio:

Primera parte:

  • Toma una hoja de papel y divídela en 3 columnas.
  • Escribe en una todas las situaciones que lograste resolver, en la segunda la que aun no has logrado resolver y en la tercera las que no está en tus manos resolver.
  • Ahora corta el papel para separar las columnas. Coloca la de los problemas resueltos en el espejo del cuarto o el baño, donde este bien visible. Dejala ahi durante el fin de semana.
  • Coloca la columna de los problemas por resolver una bolsita. Ata la bolsa a la manija de la puerta principal. Avisa a tu familia para que no muevan la bolsita. Ahora dite a ti misma: «estos problemas aquí quedan hasta que llegue el lunes. Pido a mi yo superior que vaya trabajando soluciones para la nueva semana» Repite tres veces. El lunes antes de salir, pon la bolsita en tu cartera/maletín y en algun momento del dia saca la columna y ve que ideas se te vienen para solucionar los problemas.
  • Toma la columna de los problemas que no está en ti resolver. Encienda una vela y busca tu oración/afirmación favorita. Ahora quema el papel mientras pones estos problemas en manos de la Divinidad, el Universo, la Energía Vital, etc. Mientras el papel arde repite: “confió en el poder de la Divinidad (o el nombre con el que te sientas cómoda) para hacer lo que considere necesario con estos problemas. Acepto con sinceridad su sabiduría y pido inspiración para saber cómo actuar en estas circunstancias.” Di ahora tu oración o afirmación favorita y apaga la vela.

Segunda parte

  • Ahora, siéntate cómodamente.
  • Sube los hombros como si trataras de tocar las orejas con ellos y déjalos caer. Repite 5 veces.
  • Abre la boca lo más que puedas y ciérrala con un soplido. Repite 3 veces.
  • Gira lentamente la cabeza, 5 veces hacia un lado y 5 veces hacia el otro.
  • Abre y cierra los ojos lo más  que puedas. Repite 3 veces.
  • Inhala lentamente (cuenta de 7) y exhala rápidamente como en un resoplido. Repite 5 veces.
  • Cierra los ojos. Cobra conciencia del ritmo de tu respiración por 1 minuto.
  • Ahora, sonrie por unos 3 minutos.
  • Párate, estírate y toma un vaso de agua fresca o jugo natural.

Si tu tiempo es limitado, haz la primera parte el viernes y la segunda el sábado o puedes hacer la segunda parte durante todo el fin de semana. El hacer esta relajación semanalmente le da mayor poder, sobre todo la parte de los problemas en la bolsa 🙂

Anuncios