Etiquetas

, , , , , , , ,

Imagen

Conocer acerca de la economía desde el punto de vista espiritual es un nuevo paradigma para descubrir de dónde surge lo que obtienes materialmente y hacer que fluya más. No se trata de cómo invertir tu dinero o dónde poner tus ahorros. En lugar de eso,  te ayuda a clarificar lo que realmente deseas de la Vida y a darte las herramientas para actuar poderosamente generando el dinero necesario para cristalizar esos deseos en realidad.

Varios pasos daremos al respecto de este espinoso tema. El primer paso será aceptar que existe una relación entre tu energía personal y la energía del dinero. En otras palabras, existe una relación entre tu persona y el dinero, y tienes que observarla. Viejos temores, sueños insatisfechos, y errores financieros del pasado pueden ser fantasmas que gobiernen tus finanzas personales el día de hoy. Hay que desaparecer esos fantasmas, y para ello hay que observarlos fríamente y con verdad para despedirlos de tu nueva vida. Hay que elegir entre la verdad o seguir aparentando que todo está bien. Verás que se encuentra alivio generador de cambio en el hecho de decir a uno mismo la verdad.

Si analizamos fríamente nuestra interrelación con todo, verás que el dinero ocupa una prioridad de relación que pocos aceptan. Y el dinero al ser otra manifestación de la energía, se aparecerá en tu vida muy relacionado con tu nivel de energía interior. Ya son cientos de casos en donde se observa que una persona que se encuentra “desbalanceada” en alguna parte de su vida, encuentra eco en otra parte de ella desbalanceándola también. Por ejemplo,  una  vida personal carente de capacidad para disfrutar, hace eco en lo conflictivo de todas sus relaciones interpersonales.

También se observa con todo el rigor de la evidencia diaria  que una poderosísima fuente de estrés y ansiedad es la falta de dinero. Y el ego de las personas no les permite decir esa verdad y buscan afanosamente la causa de su ansiedad en otra razón. Más de la tercera parte de personas que tienen problemas para conciliar el sueño y relajarse es por ansiedad generada por la falta de dinero. Incluso hay decisiones importantes que hoy se aplazan por falta de dinero: cambiarse de trabajo, cambiarse de residencia, tener hijos o casarse. Mucho gira alrededor de la relación que tengamos con la energía del dinero. Mucha gente podría afirmar: “Sólo dame más dinero, y todo mejorará en mi vida”. Así de fácil. Pero veremos que hay más de fondo. Eso significa saber de Economía Espiritual.

Un segundo paso es analizar fríamente también nuestras creencias con respecto al dinero, porque ahí está el núcleo central de la relación energética con él. Ejemplos de creencias son: “Si me gano la lotería, todo se arreglaría”, “Si tuviera el suficiente dinero dejaría a mi pareja y empezaría una vida verdaderamente en paz”, “Dios no quiere que tenga más para que no me haga daño a mí mismo” (de hecho hay conflictos entre temas de dinero y ciertas creencias religiosas), “Si hubiera estudiado tendría más dinero”…, etc. Muchos otros se sienten víctimas de la tiranía del dinero y piensan que nunca en sus vidas saldrán de sus problemas financieros. Todas estas creencias son las que inician el proceso para tener o no dinero. Y estas creencias son energía, energía que se mueve en el terreno espiritual del ser humano.

Existe un fenómeno que padece la mayoría de la gente con problemas financieros, y es precisamente que se siente “atrapado” como para moverse y tomar nuevas decisiones, como oprimido frente a un vidrio donde a través de él puede ver, pero no avanzar. Mira este ejercicio: Ahora mismo hazte esta pregunta en voz alta: “¿Tengo suficiente dinero?”. Háztela 3 o 4 veces. Y “siente” dónde hay una reacción en tu cuerpo. ¡Porque la va a haber! ¿Se te cierra un poco la garganta? ¿Sientes presión en el abdomen? ¿Sientes opresión en tu pecho? ¿Hay molestia en tu nuca? ¿Hay pesantez detrás de tus ojos? ¿Dolor de cabeza? Regístrate, y verás que si tu respuesta a la pregunta es no, detectarás que hay presión en algún lado. Entonces, necesitamos “Espacio para Respirar” y ahí modificar nuestras creencias. Se obtiene un espacio para respirar cuando entras a “La posición del observador”. Desde esta posición espiritual de ventaja, sentirás un espacio entre ti y lo que estás experimentando en la vida. Es menester analizar tu vida desde esta posición espiritual de ventaja, la posición del observador. Ahí hay espacio para respirar y crear nuevos pensamientos. En el 95% de los casos, cuando alguien entra en la posición del observador, suele suspirar. Es clarísima la relación espiritual con lo material en este ejercicio. Muy posiblemente te pasó mientras leías esto. Sabe esto: tú eres más de lo que te está sucediendo. Y tú eres ese Grande que puede modificar lo que te está sucediendo. Puedes. Ten calma. Respira profundo. Calma, todo mejorará.

Desde esta ventajosa posición, empezarán a abrirse nuevas posibilidades que antes no veías para salir adelante. Aprender Economía Espiritual te ayuda a tener acceso a esta libertad desde donde se piensa y se siente uno mejor. El “Espacio para Respirar” no es una palmadita en la espalda, no. Es una poderosísima herramienta espiritual para clarificar y generar creatividad en tu relación con el dinero.

Todos nacemos con las capacidades necesarias para hacer nuestros sueños realidad. Esto es algo que tienes que saber. Y esto es un clarísimo signo de evolución humana. El humano es el único animal que puede transformar ideas en realidad tangible en forma sorprendente! Esto lo hace la mayoría de la gente en forma inconsciente, pero quien estudia Economía Espiritual lo empieza a hacer con toda conciencia, dándose perfectamente de cómo realiza el proceso y convirtiéndose en un claro conducto de energía.

Has este ejercicio y siente: saca un billete de 100 bolívares y obsérvalo fijamente. ¿De dónde vino? ¿Cuántas manos tocó antes que las tuyas? ¿Y cuántas manos tocará luego de las tuyas? Ese billete de 100 bolívares que tienes frente a ti pudo ser en algún momento el dinero que necesitó una madre para dar de comer a sus hijos. ¡El mismo billete que ahora tienes frente a ti! Ese mismo billete pudo ser lo que una persona usó para transportarse de una ciudad a otra al pagar un servicio de taxi. Ese mismo billete pudo haberse dado para pagar la ropa de alguna persona. Ese mismo billete pudo ser usado para pagar parte de los servicios de otra persona. Y ahora ese billete está en tus manos “esperando” que su energía fluya para darle sentido al tenerlo. ¿Qué seguirá en la “vida” de ese billete? ¿Sientes la energía del dinero ahora? Si te has concentrado apuesto a que sí. Y hay que darse cuenta de este fenómeno para incursionar en la Economía Espiritual. El físico David Bohm, habla de que el Universo es holográfico: cada aspecto de nuestras vidas tiene un reflejo en todos los otros aspectos. Por eso es importante ver que le energía que manejes de tu dinero es un reflejo de cómo manejas le energía en todos los otros aspectos de tu vida: físico, vital, tiempo, disfrute, creatividad y de apoyo a amigos.

Uno de los objetivos del ser humano es despertar y volverse más consciente. Y eso es precisamente lo que se refleja en Economía Espiritual. Hablar de dinero es incómodo para la mayoría, sobre todo si se pone de manifiesto el poco control que tenemos sobre él. Por eso hay que desmitificar el “silencio” que hay con respecto al dinero. Quien quiera mejorar su economía desde la fuente más poderosa, tiene que saber que nos movemos en dos realidades, la física y la metafísica. La primera es donde se cumplen las leyes newtonianas de la física, pero en la segunda es donde se cumplen leyes cuánticas que pocos conocen y manejan

Anuncios