Etiquetas

, , , , , , ,

Para el lindo México el Tarot ve un gran triunfo, pero hay que esperar, planear mejor. Hay buenas posibilidades que situaciones que crean angustias, sensación de estar atrapados sin salida evidente, están a punto de completarse y llegar a su fin. El pueblo mexicano tiene que hacer un trabajo interno –muchos han aceptado la etiqueta de victimas que le han impuesto y ven la vida desde esa perspectiva. Hay que recuperar la auto-estima del país, el orgullo nacional y los valores que son su fortaleza.

Advierte no dejarse llevar por sentimentalismo a la hora de escuchar propuestas que buscan ganar corazones. No sé porque me dicen no dejarse llevar por el físico. Busquen la gran meta; lo que trae el verdadero bienestar de la patria. Encuentren fortaleza en  su espíritu: no dejen que los monstruos internos, mentales o sociales, los llenen de miedos. Trabajen juntos, personas de buena fe; trabajen juntos en proyectos económicos, en proyectos que ayuden a todos a crecer, en proyectos que generen entusiasmo. Defiendan lo suyo desde la seguridad, no del miedo –si se pierden cosas en el camino, se recuperarán recrecidas, pero no actúen desde un sentimiento de necesidad, si no de certeza: en sus habilidades, en su creatividad, en su visión negociant. El esfuerzo de muchos comenzara a dar frutos, pero el país como tal se está embarcando en un proyecto a largo plazo que necesita constancia y la unión de tres: o instituciones, o personas, o grupos sociales. Este país no es la responsabilidad (para bien o para mal) de un solo grupo. Este país pide a todos sus hijos involucrarse, lo cual no solo significa trabajar duro, si no vigilar que cada quien haga lo que debe hacer, no soltar responsabilidades en manos de otros a la ligera, si no exigir planes, tiempos, y resultados.

Viene un último desafío para México y hay que actuar con cautela, sobre todo a la hora de cuidar los recursos y tesoros nacionales. Hay que crear un equilibrio entre usar las lecciones del pasado y no dejarse llevar por el pesimismo del mismo. Es hora de sanar y hay con que. Igualmente México tiene que asegurarse de usar sus propia riqueza en su sanación. Que lo suyo vaya primero a los suyos. Hay aires de cambio, pero todavía nada concreto en la materia –pero las posibilidades son muchas y muy promisorias.

El último mensaje que da el Tarot es que México tiene que liberarse de las cadenas que se ha impuesto en aras del materialismo: hay que crear una nueva idea de bienestar y progreso que no refleje el lado obscuro del egoísmo o busque mirar para afuera. Solo así habrá un verdadero giro en la rueda de la fortuna. Cuando México sea una madre para todos sus hijos, la grandeza de este país será tal que algunos lo llamaran Imperio y será un líder mundial.

Anuncios