Etiquetas

, , , , , ,

(por Karem Barratt)

Madre Terrenal, señora de la selva y la montaña; dadora de cosechas y creadora de desiertos, sé el polvo de mis andares y el agua fresca que sacia mi sed; susúrrame en el viento, salúdame en el suave movimiento de la flor en el camino; anímame con tus olores de pan recién horneado, y quita el frio de mis huesos con el calor de tu hogar.

Madre Celestial, vientre de cometas y estrellas, píntame de sueños la mirada y de arco iris el espíritu; inspírame, en el silencio cósmico, la belleza de tu esencia y en el resplandor de la luna, responde las preguntas que me nacen desde el alma.

Madre del Amor, sentada entre los pilares de lo eterno, llámame a tu templo de misterios y potencialidades, a tu trono de loto, tras tu manto de luz, en el medio del paraíso escondido que habita en mi corazón y sostenme en tus brazos, como si fuera un niño, y háblame chiquito las grandes verdades del Universo. Acurrúcame en tu regazo y cantando Madre mía, vísteme de esperanza, valentía y compasión.

Anuncios